Las palabras de García-Álix

Se puede ver ahora una exposición en Mallorca de García-Álix, se la ha llamado “Lo más cerca que estuve del paraíso”, con fotos relacionadas con Formentera. Es una exposición muy bien montada. Poquitas fotos y en todas está su mirada. Fotos de desnudos y semidesnudos. Fotos de paisajes, pero no de paisajes así como mirando a la infinidad. Los paisajes del detalle, como muy poquita gente es capaz de retratar. Detalle de cactus. Detalle de edificio. Detalle de farola. Detalle de cuerpo. Detalle de mar. Detalle de playa. Detalle de roca. Detalle de casa. Detalle de acantilado. Todo son retratos. Enteros, completos, infinitos e inmensos. Como un paisaje.

Ví la exposición el día de su inauguración (jueves pasado) y la ví el domingo, que necesitaba comer vida.

 

Hoy, como fin de curso de un taller de fotografía que ha impartido, ha habido una especie de charlaconferenciaquéséyoqueibaaser, y he ido. Nos  ha contado una historia. En micropoemas sentenciantes con sus reflexiones nos ha contado su historia. Muchos contenidos en pocas palabras. Con esta capacidad síntesis que sólo tienen los maestros.

Nos ha contado lo que para él es importante. Cómo él vé su obra, y no la vé sólo como foto. Le ha quitado importancia a la imagen para dársela a las palabras. Ha referenciado los libros que le han provocado estas ideas. Hubiera querido ir anotándolas, pero no se veía nada de nada. Ha sido un elogio a las palabras y admiración hacia los escritores. Me he quedado con dos ideas:

– La foto es un instante. Las palabras son las que trascienden esa imagen y completan su sentido.

– La foto es una certificación. La foto refleja la presencia y certifica la ausencia.(esta literal, que me ha dado tiempo de apuntarla).

Cuando se ha acabado el relatopresentación se ha abierto un turno de preguntas. Vale, qué cojones se le pregunta. La que me salía y no he hecho, por vergüenza y porque una pregunta no me sirve, que quería más de una, las que surgieran detrás de la primera: cuándo? Cuándo una persona que reconoce que se mete a fotografiar sin una intención clara, más bien la vida le empuja a ello, que retrata de forma instintiva al principio y más intencionada después, que lo que le gusta de verdad es el revelar y el positivar, el jugar con la imagen que entra en el carrete, que depura técnica de forma autodidacta tal y como va necesitando para su expresión (alucinante cómo ilumina las fotos, es de maestro maestro, y cómo enfoca… impresiona, conmueve)… Como, digo, alguien que se basa (en principio) en captar instantes, se plantea que la trascendencia a estos instantes se la van a dar palabras. Relatos. Pensamientos. Reflexiones. Expresadas en palabras.

Cual es el tope de relatos, de palabras, de emociones encontradas expresadas en escritura se pueden sacar de una foto? Una foto puede conmoverte o no, y si te conmueve, puedes interpretar esa emoción con palabras, que serán siempre diferentes según la persona y según el estado de uno mismo.

Ha dicho que es difícil meterle palabras a una imagen, que es difícil expresar el odio, cariño, paz o lo que sea que puede sugerir una foto. Que para nada la imagen sustituye ni vale más que las palabras. Todo su discurso ha ido encaminado a colocar la palabra por encima de la imagen.

Yo quiero más.

Sus fotos siempre me han conmovido. Mi culturilla de suplemento dominical no me permitió conocer el mito García-Álix, sino el fotógrafo García-Álix. Si no conoces el mito, detrás de esas fotos ves una persona sensible a la belleza, capaz de expresarla y de que el objeto o persona retratado se la regalen. Cuando conoces el mito, pues mira, mola, pero te quedas con el fotógrafo, con la persona que conmueve fotografiando un cactus, un faro del cual sólo ves una silueta oscura en una foto más oscura, o una señorita que enseña el coño. Casi me da rabia que las fotos que más llamen la atención sean las de coños o pollas o señores/as desnudos. Retratan un momento de intimidad irrepetible, en muchos casos de la intimidad de García-Álix, por eso molan, pero me jode que el morbo del personaje pueda ganar a la persona y megafotógrafo. Es belleza y punto. Y él sabe sacarla.

El día que se puedan poner palabras a la honestidad de las fotos de García-Álix, igual el chico cambia el discurso y no busca palabras justificando fotos, sino que se convencerá de que nos las provoca. No sé hasta qué punto es tan humilde como para no darse cuenta.

Y la imagen no es una foto de la exposición. Es la transición de dos fotos. Me encantó. Espero que si la vé me perdone, y si no le gusta, la quito. Pero que quede claro que las fotos no son así! Esto sería mi versión de ellas…

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s